Howard Dully es uno de los pacientes más jóvenes al que se le practicó una lobotomía transorbital.

En 1960 tenía 12 años y una mala relación con su madrastra que, harta de los quebraderos de cabeza que le daba, lo llevó a la consulta del doctor Charles Fleming para que le proporcionase una solución.

Al contrario de lo esperado tras la lobotomía, y debido probablemente a la juventud de su cerebro y su capacidad para regenerarse, Howard no se tranquilizó, sino que siguió siendo un chico conflictivo. Siguió dando problemas a sus padres hasta que lo echaron de casa.

Howard se volvería entonces alcohólico, vagabundo e incluso pasó un tiempo en la cárcel. Finalmente, después de obtener un título universitario y encontrar un trabajo como conductor de autobús, su historia se hizo famosa tras contarla en un programa de radio.

FacebookTwitterPinteresttumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>